Muévete hacia una mejor salud del corazón y consigue tus 10,000 pasos diarios recomendados


Hace aproximadamente 3 meses que mi médico me solicitó que me hiciera una química sanguínea, entre otros estudios para evaluar mi salud y, desde entonces, me encuentro en el camino de adquirir un estilo de vida más saludable.

Lo primero que me indicó el médico fue que me moviera. Por cuestiones de mi trabajo, pasaba cerca de 8 horas sentado frente a la computadora en periodos de 3 a 4 horas sin levantarme de la silla.

Esto definitivamente me estaba atrofiando además de que me detectaron colesterol alto, así que el movimiento entre otras cosas fue lo recomendado.

La actividad regular me ha ayudado a reducir mi colesterol LDL o “malo” y ha aumentado mi colesterol HDL o “bueno”.

Gracias a algo tan simple como una caminata enérgica de 30 minutos cada día, he reducido el riesgo de una enfermedad cardíaca.

Para animarte a que tu también te muevas te comparto estas pequeñas perlas de sabiduría que me han apoyado en esta transición:

  1. a) Caminar ayuda a controlar el peso

Todo comenzó con incluir la caminata en mi entrenamiento. Comencé de apoco y ahora estoy dedicándole ente 60-90 minutos la mayoría de los días de la semana. Entra a Olab 

Esto me ha ayudado a la pérdida de peso que es una bendición para la salud del corazón.

Habla con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios para saber qué es seguro y apropiado para ti.

  1. b) Practica una buena postura

Mantén tu cabeza levantada, tu estómago estirado y tus hombros relajados. Coloca tu talón primero, luego mueva tu pie hacia adelante.

Balancea tus brazos naturalmente, cada brazo debe moverse con la pierna opuesta. Sí, es como volver a aprender a caminar.

  1. c) Calentar y enfriar

El calentamiento aumenta el flujo de sangre al corazón y afloja las articulaciones y los músculos.

Para calentar, camina lentamente o marcha en el lugar por unos minutos. Al final de tu caminata, reduce la velocidad gradualmente durante un período de cinco minutos para disminuir suavemente tu ritmo cardíaco hasta el nivel de reposo.

Realiza unos simples ejercicios de estiramiento después de caminar para evitar el dolor o la tensión muscular.

  1. d) Sé consciente de tu respiración y latidos del corazón.

Para obtener la mayor cantidad de beneficios, camina lo suficientemente vigoroso para que puedas respirar con dificultad, pero aún puedas mantener una conversación.

También debes intentar alcanzar tu “frecuencia cardíaca objetivo”, que es aproximadamente del 50 al 70% de tu frecuencia cardíaca máxima.

Nota: Para calcular tu frecuencia cardíaca máxima, resta tu edad a 220.

  1. e) Quema calorías en casa y en el trabajo

La manera más fácil de comenzar a caminar es con una caminata en el lugar. Escucha música alegre e inspiradora y camina en el lugar al ritmo durante 10 minutos.

Combínalo con pasos laterales, elevaciones de rodilla y patadas suaves para aumentar el ritmo cardíaco.

Luego bombea tus brazos a la altura de la cintura y toca tus rodillas durante las elevaciones de rodilla. Reduce la velocidad durante el último minuto o dos.

  1. f) Empújate con un compañero

No hay mejor estímulo para hacer ejercicio que encontrar un compañero que comparta tus objetivos.

Programa un horario y lugar de reunión regular, en tu trabajo, en tu casa, en el centro comercial o en una acera o sendero natural y acepten caminar durante 30 minutos cinco veces por semana.

  1. g) Correa en un podómetro

Las investigaciones sugieren que usar un podómetro y contar los pasos que realizas cada día es una herramienta eficaz para hacer ejercicio.

Caminar estructurado, dedicando una cierta cantidad de tiempo cada día, es una de las mejores formas de llegar a los 10,000 pasos diarios recomendados por los expertos en salud.

REFERENCIAS: YouTube || Olab || Gob.mx