Cuidado del pie diabético en casa

Una de las mayores repercusiones cuando se tiene diabetes es en las extremidades inferiores debido a que no se tienen ganglios y esto se complica mucho en una persona diabética.

Cuando se tiene un pie diabético con tratamiento dirigido, lo mejor que se puede hacer es seguir las indicaciones al pie de la letra para evitar males mayores, por ello debes hacer lo siguiente:

  1. a) Examen de los pies

Examinar los pies diariamente y también después de cualquier trauma, sin importar cuán leve sea. Informar cualquier anomalía a tu médico.

Usar una crema hidratante a base de agua todos los días (pero no entre los dedos de los pies) para evitar la piel seca y las grietas.

Usar calcetines de algodón o lana. Evitar los calcetines elásticos y las medias porque pueden perjudicar la circulación.

  1. b) Eliminar los obstáculos

Mueve o quita los objetos con los que es probable que te tropieces. Mantener un orden y un piso recogido. Iluminar los caminos utilizados por la noche, en el interior y al aire libre.

  1. c) Uña de los pies

Cortar siempre las uñas con un clipper de seguridad, nunca con tijeras. Cortarlas directamente y dejar mucho espacio fuera del lecho de la uña.

Si tienes dificultad para ver o usar las manos, deje que tu médico lo haga por ti o que se capacite un miembro de tu familia sobre cómo hacerlo de manera segura.

  1. d) Calzado

Usar zapatos resistentes y cómodos siempre que sea posible para proteger tus pies.

Para asegurarse de que tus zapatos calcen bien, consulta a un podólogo (médico de pies) para conocer las recomendaciones de ajuste o compra en tiendas de calzado especializadas en personas con diabetes.

Tu endocrinólogo (especialista en diabetes) puede proporcionarte una derivación a un podólogo u ortopedista que también puede ser un recurso excelente para encontrar zapaterías locales.

Si tienes pies planos, juanetes o dedos en martillo, es posible que necesites zapatos recetados o plantillas para zapatos.

  1. e) Ejercicio

El ejercicio regular mejorará la salud de los huesos y las articulaciones de los pies y las piernas, mejorará la circulación de las piernas y también ayudará a estabilizar los niveles de azúcar en la sangre.

Consulta a tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.

Imagen relacionada

  1. f) Fumar

Si fumas algún tipo de tabaco, dejar de fumar puede ser una de las mejores cosas que puedes hacer para prevenir problemas en los pies.

Fumar acelera el daño a los vasos sanguíneos, especialmente a los vasos sanguíneos pequeños que conducen a la circulación deficiente, que es un factor de riesgo importante para las infecciones del pie y, en última instancia, las amputaciones.

  1. g) Control de la diabetes

Seguir una dieta razonable, tomar tus medicamentos, controlar tu nivel de azúcar en la sangre regularmente, hacer ejercicio regularmente y mantener una buena comunicación con tu médico son esenciales para mantener tu diabetes bajo control.

El control consistente del azúcar en la sangre a largo plazo a niveles casi normales puede reducir en gran medida el riesgo de daño a los nervios, los riñones, los ojos y los vasos sanguíneos.

FUENTES: YouTube || Medline Plus