Respuestas a las preguntas más frecuentes cuando de lactancia se trata


Tanto nuestros ancestros como ahora las instituciones confirman una y otra vez que la mejor leche para bebés es la leche materna por lo que ofrecerla desde el minuto uno del nacimiento hasta los primeros seis meses (por lo menos), esta sería una de las grandes riquezas nutricionales que le puedes ofrecer a tu hijo.

Si por cuestiones personales es necesario recurrir a la leche de fórmula, afortunadamente se cuenta ahora con mejores alternativas que han buscado asemejarse lo más posible a leche materna.

Así que tranquila, si no puedes o no debes amamantar a tu bebé, existen opciones y sería tu pediatra tu mejor guía.

Si estás amamantando a tu bebé lo más recomendable es que lo hagas a libre demanda, esto ayudará a que tu bebé crezca bien conforme pasa el tiempo y estimula tu producción de leche, lo que será importante para cubrir las necesidades de un bebé que está creciendo.

Ahora bien, conforme vas pasando más tiempo con tu bebé comenzarás a conocerlo mejor. Las señales a través de sus gestos y tipos de llanto te indicará cuándo tiene hambre y cuándo está satisfecho.

YOUTUBE

a) Conociendo las señales clásicas cuando tu bebé está satisfecho

  • Parece contento
  • Se duerme y notarás tus senos menos llenos
  • Se retira del pecho
  • Deja de succionar y tus senos se sienten menos llenos

b) Cuándo despertar a su bebé para que se alimente

Todos los bebés son diferentes y a lo mejor te tocó uno que es somnoliento y esto puede ser un desafío a la hora de comer ya que un recién nacido con sueño, es posible que debas despertarlo para amamantarlo.

Durante la etapa del recién nacido, debes despertar a tu hijo si han pasado 3 horas y media desde el comienzo de la última toma.

Una vez que lograste despertarlo haz todo lo posible para mantenerlo despierto e interesado mientras lo amamantas.

Conforme va creciendo tu bebé, podrás dejar que duerma más tiempo entre las comidas, siempre que aumente de peso y crezca bien.

Atenciones adicionales:

  • Cambia el pañal de tu bebé justo antes de comenzar a amamantar o al cambiar de pecho
  • Frótale los pies o la espalda para que siga succionando del pecho
  • En todo momento mantente alerta, incluso si tu bebé está tranquilo
  • Desenvuelve a tu bebé aún si es recién nacido. Si está demasiado abrigado y cómodo, es posible que solo quiera dormir

SOUNDCLOUD

c) ¿Debes amamantar sin parar?

De vez en cuando, puede parecer que tu bebé quiere amamantar todo el tiempo. Si esto sucede, podría ser un signo de que tendrá un crecimiento acelerado.

Durante un período acelerado de crecimiento, tu bebé se alimentará con mucha más frecuencia.

Amamantar con más frecuencia estimula tu cuerpo para producir más leche materna para tu hijo en crecimiento.

Por lo tanto, es importante que sigas poniendo a tu bebé en tu pecho. Un brote de crecimiento suele durar entre 1 y 2 días.

d) ¿Cuándo llamar al doctor?

Si en cualquier momento sientes que tu bebé no está recibiendo suficiente leche materna o no está amamantando bien, comunícate con el pediatra para que lo examine y te asegure de que está aumentando de peso de manera constante.

El pediatra también puede responder tus preguntas y ayudarte a sentirte más segura y cómoda con el horario de lactancia de tu bebé.

CRÉDITOS:

Baby Suite by Pau

Mujeres Digitales

ALULA

WHO (Worl Health Organization)